Celebraciones

Es un gustazo cumplir años. No entiendo a la gente que no le gusta. No piensan en lo afortunados que son de poder hacerlo. ¿Cuántos se han quedado por el camino por una razón u otra?

Cumplir años es crecer, no sólo en edad, sino en madurez, en experiencia, en volumen, en arrugas…

Además de cumplirlos, me gusta celebrarlos. Y no una vez, sino varias. Ahora con familia, ahora con amigos, ahora con el que te dije, ahora con más amigos.

Desde que tengo memoria, me gusta celebrar esta fiesta. Aunque no recuerde todas las que he celebrado. Tengo presente la fiesta de mis 20, la de los 25 y la de los 30. También guardo anécdotas de la de los 35, en la que mis amigos me recordaron que las canas no me hacían nada interesante y que debería plantearme el tinte. Recuerdo con mucho cariño la de los 40. Y he conseguido volver a reunir a mis amigos para los 50.

Mis Amigas, en Mayúscula, fueron apareciendo en mi vida en distintas épocas por cuestiones diferentes: escuela, instituto, universidad, trabajo y demás.

La vida pasa, conocen a su pareja y su pareja se convierte en mi amigo. Y tienen hijos y comparten su familia conmigo. Y el mejor regalo es poder juntarlos un fin de semana y que, entre todos y todas, se convierta en una celebración muy especial.

Nos hemos reunido en La Morera, una masía de turismo rural en medio del Montseny. Sentarme en la mesa y observar como todos hablan con todos, se ríen, se abrazan, se cuentan… eso no tiene precio. Yo soy el punto de conexión entre ellos y ellos se han entrelazado a partir de mí.

Miro a cada uno sin que se sienta observado. Y disfruto escuchando sus historias, viendo cómo intervienen y participan, cómo se integran sin aislarse, cómo comparten con los demás algo tan valioso llamado tiempo de una manera tan generosa.

Y al reunirnos, no existe el reloj, ni las prisas, ni las obligaciones. Cada uno se siente libre de hacer lo que quiera. Quien quiere ir a pasear por el monte, va. Y algunos le acompañan. Quien prefiere quedarse en uno de los sofás, charlando, lo hace. Y otro grupo se queda con él. Todo fluye de manera suave, sin forzar nada. Y todos se sienten muy a gusto. Se les nota en la mirada.

Las risas son una constante cuando nos juntamos. Hace tanto que nos conocemos que cuando una empieza a hablar, la otra ya sabe qué dirá.

Este fin de semana ha sido especial, mágico; de esos que sabes de antemano que recordarás toda la vida. Así que he vivido cada segundo de él, empapándome de colores, de olores, de abrazos, de sabores, de voces y risas con todos mis sentidos.

Llega la hora de las despedidas. Y preguntan cuándo será la próxima, cuándo nos volveremos a encontrar todos. La sensación de haber conseguido algo grande me invade y me hace sentir feliz.

Nos veremos pronto, muy pronto.

 

Nota: foto de portada de Anna R.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s