8 de Marzo

Soy muy buena fregando platos y sacando el polvo. También limpiando el suelo sin dejar marcas de la fregona.  Pongo la lavadora siendo consciente de cada prenda y nunca en la vida perdí un calcetín. A la hora de la compra soy selectiva y calculadora: una hormiguita controlando cada céntimo. Sé planchar y lo hago muy bien, aunque me aburra supinamente. Y, a pesar de que esté mal que yo lo diga, cocino como los ángeles.

También sé usar un destornillador y un taladro. En mi época de universitaria, cambiaba comidas dominicales por cuadros y estanterías colgadas en casa de mis amigos. Manejo la pistola selladora de silicona con maestría, y si el cable de la lámpara no hace contacto, no te preocupes: yo desmonto el cajetín y conecto de nuevo esos cables que se han aflojado. Uno de los mejores regalos de mi vida fue una caja de herramientas.

No he nacido sabiendo hacer todas esas cosas. Nadie nace aprendido. Se aprende por imposición o por voluntad. Lo más fácil del mundo mundial es decir: “No sé hacerlo”. O “no me gusta hacerlo”. Ni siquiera se plantean el “voy a intentarlo”. Yo hago muchas, muchísimas cosas que no sé hacer muy bien o, sencillamente, no me gusta hacerlas. Pero tengo que hacerlas. Y punto.

Mi madre, de aquella generación en que las mujeres debíamos permanecer calladas y sumisas, me enseñó a planchar con 10 años bajo supervisión y subida a un taburete. A partir de esa edad ya se me consideraba mayor para hacerme la cama los fines de semana. A mi hermano pequeño, por el hecho de haber nacido con pene en lugar de vulva, no le enseñó a planchar ni le obligaba a hacerse la cama. Yo, con el ceño fruncido y rojo como un tomate (señal inequívoca de cabreo monumental) le preguntaba a mi madre, mostrándole las manos abiertas:

  • ¿Cuántos dedos tengo, mamá?
  • Cinco en cada mano. ¿Por?
  • ¿Cuántos dedos tiene mi hermano?
  • Los mismos que tú.
  • Pues entonces también puede hacerse él la cama.
  • Ay, prenda, como no aprendas a callarte, no te casarás nunca.

Esa era la respuesta de mi madre a mis preguntas preadolescentes. Yo respondía que no me casaría nunca si eso me obligaba a tener que morderme la lengua y callarme. La verdad es que cuando me casé, estaba a punto de cumplir 37 años. Y sigo sin morderme la lengua.

Mi padre, educado también en una época patriarcal y machista, me transmitió sus propias inseguridades sin ser consciente de ello:

  • No te subas aquí, que te vas a caer.
  • No toques eso, que lo vas a romper.
  • Tú eres una niña y no puedes hacer lo mismo que tus hermanos.

¿En serio? ¿Y eso, por qué? ¿Qué diferencia hay entre ellos y yo?

Esa inseguridad que me transmitió y de la que tardé muchísimos años en desprenderme, consiguió que no supiera pedir ayuda cuando la necesitaba. Tenía que demostrar que podía hacerlo sola. Qué absurdo. Tenía que convertirme en una “SuperWoman” y demostrar que podía con todo. ¿Para qué? ¿Para quién?

No quiero andar delante de un hombre. Ni que él ande delante de mí. Quiero que camine a mi lado y yo al suyo, en igualdad de condiciones.

No pretendo ser igual a un hombre. No lo soy y no quiero serlo. Pero sí aspiro a vivir en un mundo igualitario, donde se tengan los mismos derechos (que no se tienen) los mismos salarios por el mismo puesto de trabajo (que no se tienen) y las mismas ventajas personales y laborales (que no se tienen).

Hoy, 8 de marzo, me uno a la huelga feminista. ¿Y tú? Piensas hacer algo por cambiar este mundo patriarcal? ¿Seguirás con tus chistes machistas, tus comentarios micromachistas? Reflexiona un poco y piensa en tus hijas, en tus hermanas, en tus sobrinas… Son mujeres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s